3250 Wilshire Boulevard, Suite 2100 Los Angeles, CA 90010 Tel: 213-309-9123

Blog

Migración venezolana sobrecarga a autoridades migratorias en El Paso

Un gran número de inmigrantes venezolanos tratando de cruzar la frontera hacia los Estados Unidos ha provocado una saturación en El Paso, Texas. Este incremento ha significado un desafío para las autoridades migratorias encargadas de procesar a estas personas, esto ha generado una sobrecarga en la misma atención a las personas procesadas.

cientos de personas se han ingresado de manera masiva en los últimos días a territorio estadounidense. Quienes logran cruzar son liberados en las calles de El Paso, no son expulsados a México porque en su mayoría no entran bajo el Título 42. Esto garantiza que las personas puedan pedir asilo después de haber cruzado la frontera pero además les permite permanecer en los Estados Unidos mientras se toma una decisión sobre ellos.

Eso ocurre ahora, aunque la situación sobrecarga a la comunidad de El Paso, Texas, donde cientos son procesados en el bordo del río Bravo, mientras otros se concentran en la zona centro, en casas de campaña, sillas o colchones donados debido a que los albergues están saturados.

El aumento en el número de migrantes que cruzan la frontera registrados en los últimos días obligó a funcionarios de CBP instalaron un centro de procesamiento improvisado debajo del puente para ayudar a mover a los inmigrantes que crucen el Río Bravo desde Ciudad Juárez.

Desde el 2018, Ciudad Juárez ha visto un flujo significativo de personas en movilidad provenientes de Centroamérica y el Caribe, pero sus estancias llegaban a ser de mediano plazo ya que muchos quedaban varados al no poder cruzar o esperando la resolución de sus casos migratorios.

Las personas en movilidad venezolanas expresaron venir impulsadas por el fin del Protocolo de Protección a Migrantes y la extensión del programa de Estatus Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés) que aplica para venezolanos, protegiéndolos de deportaciones.

Antes del 2010, según cifras oficiales, más del 97 por ciento de la inmigración ilegal -medida por la cantidad de arrestos en la frontera sur- provenía de México. Tanto, que el restante tres por ciento era simplemente identificado como “de otras nacionalidades”. Pero, eso comenzó a cambiar en el 2012 tras el flujo masivo de personas provenientes del Triángulo Norte.

Entre 2016 y el 2018, el 95 por ciento de todos los detenidos en la frontera sur tenían como origen uno de estos cuatro países, y solo el cinco por ciento ocupaban la categoría “otros”. Tendencia que se sostuvo hasta el año fiscal 2019 (octubre de ese año a octubre del 2020), cuando el porcentaje de “otros” subió al 12 por ciento. Para 2020 creció al 20 por ciento y en lo que va de este 2022 la cifra ya se ubica en el 42 por ciento.

¿Tienes un caso? Escríbenos

Haz tu cita